Empresa | Lummina, una luz en la avenida Corrientes

Tipo de artículo: 
Empresa/Institución: 

Lummina, una empresa que sabe brindar iluminación para particulares y obras


Eduardo Sack, titular de Lummina SRL

Caminar por la avenida Corrientes en la ciudad de Buenos Aires es casi una cita obligada para quienes se encuentran de visita en la gran metrópolis. Multitudes curiosas deambulan por la mítica avenida a toda hora para darse cita en alguno de los tantos teatros, bares, pizzerías, cafés o librerías que la caracterizan. Tanta gente y tantos años de actividad hacen suponer algo que es cierto: la avenida Corrientes es escenario de muchas historias, muchas de las cuales solo son conocidas por sus protagonistas.

Sobre esta emblemática avenida, se encuentra también el grupo escultórico dedicado a rememorar la figura de Osvaldo Pugliese, maestro del tango que vio la luz por primera vez a pocas cuadras de allí, en el corazón de la gran ciudad portuaria. Por allí también encontramos a cientos de negocios, cada uno con una historia para contar. Lummina, un local de materiales eléctricos y luminarias de todo tipo, allí se yergue, con la timidez de quien da sus primeros pasos en este mundo, pero con la fuerza del que sabe que lo que tiene para ofrecer es bueno. En un encuentro con Eduardo Sack, titular de Lummina SRL, nuestra revista Luminotecnia pudo adentrarse en la historia particular de esta empresa, una historia caracterizada por el emprendimiento y el sorteo de vicisitudes, tan común en una empresa argentina que no pasa mucho tiempo antes de que la historia de Lummina se sienta, en rigor, como la historia de todos.
En el año 2009 comenzaron las actividades del local de Lummina sobre Corrientes, pero lo cierto es que el relato se remonta unos años antes, cuando la empresa era “Eduardo Sack Distribuidora”.
Con experiencia en el ámbito del consumo masivo y los supermercados, en el año 2002 un enorme grupo de vendedores, repositores, cajeros y supervisores se encontró desempleado como consecuencia de la crisis que afectaba al país en ese entonces. En busca de mejorar su situación, llamaban a Eduardo, pero él estaba igual que ellos. Fue entonces que se le ocurrió la primera de una serie de ideas que llevarían a buen puerto: convocó a todos en un bar y constituyó una fuerza de venta de más de diez personas para ofrecer sus servicios a las empresas. Una presentación en PowerPoint, estudios de mercado sobre la capacidad de venta de cada posible cliente y mucha gente con ganas de trabajar fueron las primeros recursos con los que contó.
Algunas empresas se mostraban interesadas en el ofrecimiento, pero salir airoso de la enorme crisis no iba a ser tarea tan fácil. Un empresario de confianza fue el consejero entonces: en lugar de ofrecerse como vendedores para un tercero, Eduardo y su equipo podrían constituir ellos mismos un grupo distribuidor de materiales eléctricos. Era mediados del año 2002 y nacía así “Eduardo Sack Distribuidora”.
“Lo primero que empezamos vendiendo, después de intentar con otros productos, fueron lámparas, y ocupamos bastante el canal de los supermercados chinos” recuerda Eduardo. Los esfuerzos comenzaron a dar sus frutos: la distribuidora llegó a vender 50.000 lamparitas por mes atendiendo las necesidades de los pequeños mercados de dueños de origen chino, otro clásico de la ciudad de Buenos Aires.
El éxito obtenido fue el principal aliciente para expandir el mercado. Eduardo Sack comenzó a ofrecer sus servicios a las empresas, y tanto trabajo le otorgó a su exitoso emprendimiento no solo experiencia, sino también conocimiento sobre el mercado y sobre los productos. “Las empresas me contactaban para pedirme cotizaciones de lo que yo les estaba ofreciendo, y además de la lámpara me pedían otro tipo de materiales eléctricos”, declara Eduardo.
El depósito que utilizaban pronto fue pequeño, y se mudaron a un enorme espacio de 200 metros cuadrados. “Ahí estuvimos cuatro años, hasta que en el 2009 nos dimos cuenta que podíamos abrir un local”.
Hasta ese momento la empresa era una exitosa distribuidora de materiales eléctricos. Pero la experiencia ganada y el afán de crecimiento dieron cuenta de que se podía cumplir otro sueño de todos: abrir un local al público sobre la avenida Corrientes. La desición fue grande, pues abandonaron en ese entonces el servicio a los pequeños “supermercados chinos” y comenzó la búsqueda de un lugar apropiado, que no tardó en aparecer.
Sobre la avenida Corrientes, como soñaba Eduardo desde los 16 años, y a dos cuadras de Scalabrini Ortiz, Lummina SRL abrió sus puertas al público, y, como si esto fuera poco, tres años después, en 2012, se agrandó para inaugurar el sector específico para los productos de iluminación. “La venta de luminarias es completamente diferente a la venta de materiales eléctricos, puesto que en el 90% de los casos el que se acerca es el usuario final que viene a elegir, se sienta y necesita más tiempo y comodidad para ser atendido”, afirma Eduardo cuando justifica por qué consideró necesario abrir otro local solo para los productos lumínicos.
Entrar en Lummina SRL es una experiencia agradable. Luminarias de diseño y calidad están correctamente exhibidos en paneles y muebles diseñados especialmente para eso, y cómodas sillas y escritorios se disponen para atender las necesidades del cliente, ya sea para elegir una luminaria para la decoración de un hogar, o para pedir consejo sobre la iluminación completa de una empresa o un edificio. “Acá la atención es más personalizada” explica Eduardo.
Lummina ofrece sus servicios a público que se acerca hasta el local, pero también sale de allí para atender obras. De esta forma, arquitectos, diseñadores, iluminadores y particulares son quienes encuentran allí una solución a los problemas que el quehacer diario les puede presentar.
Experiencia, emprendimiento y afan de crecimiento son tres ingredientes que caracterizan a Lummina incluso desde antes de su nacimiento. Esto, sumado al convencimiento de que no se puede ofrecer lo que no se conoce y a entender ciertamente que el mercado necesita calidad, han sido, sin duda, las causas del fructífero crecimiento que ha protagonizado la empresa y que auguran para ella un techo todavía más alto.

 

Número: 
Mes: 
Año: 
Promedio: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (2 votes)